Sostenibilidad

Cuidamos de ti y del medio ambiente

Cada uno tiene que aportar su granito de arena a la reducción de la huella de carbono. Nosotros lo hacemos reduciendo el uso de energía y materia prima de manera eficaz. Además, cuidamos de las personas.

Depuración de aguas

Vanhonsebrouck dispone de una instalación de depuración de aguas que purifica las aguas residuales hasta que tengan la calidad del agua superficial. Una vez filtrada, ya cumple con las normas estrictas y puede descargarse en el arroyuelo que hay detrás de la cervecería. La instalación purifica hasta 1.700 metros cúbicos de agua cada semana.

Alimento para animales

Disponemos del certificado FCA (Feed Chain Alliance), que nos permite comerciar con el grano usado y la levadura legítimamente. Los productores de leche les dan el grano usado a los animales directamente o lo almacenan en fosos. Los restos de la levadura contienen muchas vitaminas y pueden servir como alimento para los cerdos.

Botellas y barriles reciclables

Como vendemos nuestras cervezas por el mundo entero, a menudo resulta difícil recuperar todos los barriles y botellas. Sin embargo, logramos recuperar y reciclar el 80 % de las botellas de vidrio. El otro 20 % se recicla a través del mercado local. Las cifras de los barriles de acero inoxidable son aún mejores: el 95 % de los barriles vuelve a la cervecería para luego usarlos otra vez. Para el futuro estamos evaluando vender la cerveza en lata, que es más fácil de reciclar que el vidrio.

Proyectos sociales

Con la Filou Run nos esforzamos por una buena causa. En 2018 organizamos este evento por primera vez. Corrimos por la fundación ME TO YOU, que apoya la investigación contra la leucemia y otras enfermedades de la médula ósea y de la sangre. Anunciamos los beneficios de la primera Filou Run durante «De Warmste Week», la iniciativa de la emisora de radio belga Studio Brussel para apoyar las buenas causas. Esperamos poder igualar la primera Filou Run en los próximos años.

Recuperación del calor

En la sala de fabricación recogemos los vapores del mosto hervido en un tanque de agua. Estos vapores calientan el agua de 75 a 95 grados centígrados. Para que el mosto vuelva a enfriarse, se usa un intercambiador de calor similar. El mosto se enfría hasta 20 grados centígrados y pasa los otros 80 grados al agua, que a su vez se usa para el proceso de fabricación, así que el agua caliente no se pierde.

Formaciones

Nuestros trabajadores reciben formación continua sobre seguridad laboral, salud, aspectos psicosociales, ergonomía en el lugar de trabajo y ambiente vital relacionado con el trabajo. Además, estamos dispuestos a organizar otras formaciones si algún trabajador lo considera necesario. Así intentamos crear un entorno laboral agradable y justo para nuestros trabajadores.